Nom Pen o Phnom Penh, capital de Camboya

nom-pen-19

Cerca del rio en Nom Pen, boulevard Sisowath Quay

Nom Pen, capital de Camboya desde la colonización francesa, tiene unos dos millones y medio de habitantes. Se trata de un ciudad importante dentro del comercio del Sudeste Asiático, ya que está en la confluencia de los ríos Mekong, Sap y Bassac, disponiendo de un puerto fluvial con salida al mar de la China Meridional.

Antiguamente Nom Pen era conocida como la “Perla de Asia” y sobre la década de 1920 era considerada una de las ciudades francesas más bonitas de Indochina. Todavía pueden verse edificios coloniales franceses de aquella época. Nom Pen, junto con Siem Reap y Sihanoukville, es una de las ciudades más visitadas de Camboya por los turistas. La ciudad conserva importantes tesoros arquitectónicos, religiosos o históricos como el Palacio Real, la Pagoda de Plata, el Palacio Nacional o el Museo del genocidio de los jemeres rojos. El turista también encuentra en la ciudad variedad de restaurantes, así como casinos y discotecas. Una de las zonas más agradables de la ciudad es el paseo que hay a lo largo del río, donde al atardecer se llena de paseantes, y donde encuentras terrazas llenas de gente cenando o tomando algo.

Nom-pen-41

Parada de autobuses en Nom Pen cerca del Mercado Central

Nom Pen adquirió importancia cuando a principios del siglo XV el rey Phnea Yat dejó Angkor Wat y se trasladó hasta aquí. Lo más probable es que hizo este traslado por la fuerte presión de las invasiones tailandesas, aunque hay quienes afirman que la razón fueron las epidemias, la carencia de alimentos, e incluso la posibilidad de abrir nuevas rutas comerciales con China para lo cual la situación geográfica de Nom Pen era bastante mejor que Angkor Wat.

En la época del gobierno de los Jemeres Rojos la ciudad de Nom Pen se vació drásticamente, y se colocaron allí algunas prisiones de seguridad, centros de interrogación, tortura y ejecución. Los profesionales cualificados fueron asesinados sistemáticamente por los secuaces de Pol Pot, o huyeron al exilio. En el año 1979 el gobierno de los Jemeres Rojos fue vencido con la ayuda de vietnamitas, y aunque las infraestructuras han mejorado mucho, todavía las carreteras siguen en mal estado, el tráfico caótico y la energía insuficiente.

La mejor manera de desplazarse por la ciudad es con moto-taxis. No existe una estación central de autobuses, y la mayoría de las líneas de autobuses paran en puntos neurálgicos de la ciudad como el Mercado Central.

Cabe destacar en Nom Pen

Dentro de la ciudad cabe destacar el Palacio Real con sus dos pagodas y el templo de Buda Esmeralda. Se trata de un edificio construido en el siglo XIX al estilo camboyano pero con tecnología francesa. También es muy visitado el Museo del Genocidio Tuol Sleng, una escuela convertida en prisión en el año 1975, donde más de 14.000 personas fueron torturadas antes de ser asesinadas. A unos 17 kilómetros de la ciudad se encuentra el antiguo cementerio chino donde los jemeres mataron a miles de personas durante sus cuatro años de poder y de terror. Hoy en día pueden verse ahí más de 8.000 cráneos humanos apilados.

Busca alojamiento en Phnom Penh con booking.com