Bodhgaya, donde Buda alcanzó la iluminación

Enero 2014

Bodhgaya

En el templo Mahabodhi

Llegamos a Bodhgaya desde Calcuta en un sleeper-bus por 300 rupias por persona (3,75 €). El autobús salió a las 18:00 horas y llegamos a las 05:30 del día siguiente, o sea un total de once horas y media. El autobús nos dejó al unos 3 kilómetros de Bodhgaya, por lo que cogimos un rickshaw por 50 rupias (0,60 €) y fuimos al centro de la población. Nos alojamos en uno de los hostales que hay muy cerca del templo Mahabodhi por 350 rupias (4,4 €).

Visitamos el templo de Mahabodhi Mahavihara por la mañana y después volvimos por la tarde. La entrada es gratuita pero tuvimos que pagar 100 rupias (1,25 €) por la cámara de fotos. Se pasan varios controles y no están permitidas armas ni cuchillos. Más tarde nos informaron que en julio del año pasado hubo varios atentados con bombas dentro del recinto del templo, por eso había tantos militares armados y tanto control con detectores de metales. En este templo se encuentra el lugar donde Buda llegó a la iluminación en el año 623 a.C., exactamente en el sitio que se conoce como Bodhi Pallanka, debajo del árbol sagrado Bodhi. Hay un templo central alrededor del cual los devotos se sientan y recitan mantras, realizan reverencias y se postran ante el templo levantándose y postrándose repetidamente. Este templo central tiene forma de espiral, es considerablemente alto y dentro se puede ver una imagen de Buda Iluminado. Pequeñas estupas salpican todo el recinto, y cualquier lugar es bueno para sentarse a meditar. El color predominante es el granate, el que usan la mayoría de los monjes o personas que se ven por aquí. Hay un pasillo con numerosas ruedas de la oración las cuales giran constantemente empujadas por los devotos. Se puede ver un estanque donde se supone que Buda realizaba sus baños, y hay una plataforma con piedras que tienen esculpidas flores de loto (se dice que del siglo I) que simbolizan el lugar que usaba Buda mientras meditaba. Se trata de uno de los lugares más sagrados para los budistas, y suponemos que muchos de los peregrinos que llegan hasta aquí lo hacen desde sitios lejanos.

Bodhgaya

Cogimos un rickshaw y por 50 rupias (0,65 €) fuimos a ver la antigua estupa Sujata Garh. Se trata de los restos de una estupa de ladrillo construida para señalar el lugar de residencia de la mujer que le ofreció arroz y leche a Buda. Se trata de una visita totalmente prescindible.

Por el pueblo hay templos construidos por diferentes naciones como el templo chino, el tailandés, el tibetano…, pero la mayoría pasan desapercibidos entre los otros edificios. Además se puede visitar el museo Arqueológico de Bodhgaya por apenas 10 rupias por persona (0,12 €).

En Bodhgaya hay varios lugares donde se realizan diferentes cursos, y son muchos los que se acercan hasta aquí para hacer el curso de meditación Vipasana. Estos cursos se hacen en casas y recintos fuera del pueblo y siempre se aconseja apuntarse con antelación ya que suelen estar bastante solicitados. Lo más característico del curso de meditación Vipasana es que durante los días que dura el curso (normalmente 8 días) no se puede hablar, ni siquiera se pueden hacer gestos para comunicarse, además de seguir unos horarios rigurosos. La verdad es que apenas vimos unos pocos occidentales en Bodhgaya pueblo, suponemos que estarían en estos centros de meditación.

Bodhgaya

Rezando en templo Mahabodhi Mahavihara

Como suponíamos que Bodhgaya sería un lugar tranquilo y bonito para quedarse unos días teníamos pensado pasar aquí al menos un par de días, pero el lugar no nos pareció tan tranquilo como esperábamos por lo que a la mañana siguiente continuamos el camino.

Desde Bodhgaya nuestro siguiente destino es Katmandú, o sea iremos hasta la frontera india (Raxaul), pasaremos la frontera, y luego desde la frontera nepalí (Birganj) cogeremos un autobús a Katmandú.

Más información en www.viajeporindia.com

Destino anterior… Calcuta Ruta a Katmandu… siguiente destino

Galería de imágenes de Bodhgaya